Patones es un municipio del noreste de Madrid que ofrece una de las muestras más representativas de arquitectura negra de la Comunidad. La zona que hay entre Patones y el Atazar, a ambos lados del Lozoya, es un enjambre de senderos y trialeras plagados de pizarra y matorral bajo. El Pontón de la Oliva, el río Lozoya, la Cueva del Reguerillo, El Cancho de la Cabeza, el embalse del Atazar… son algunos de los lugares más emblemáticos de este spot.

Rutas: existen infinidad de posibilidades en la zona, aunque todas muy similares en cuanto a distancia, tipo de terreno y perfil. Lo habitual es realizar unos 35km con 1.300m de desnivel, aunque existen posibilidades de llegar hasta los 50km y 1.800m de desnivel acumulado. Es un spot de dificultad técnica y física alta, muy enfocado al enduro.

Tipo de terreno: algo de pista, y muchos senderos y trialeras bastante irregulares, plagados de pizarra afilada que obliga a extremar las precauciones. Es una de las zonas más típica de la Comunidad de Madrid para la realización de pruebas de enduro y DH.

Época del año: aunque en las zonas del norte y del este están repobladas de pinos, la mayor parte de las rutas discurren por terreno en el que la única vegetación presente es la jara de monte bajo, por lo que no se recomienda este spot en épocas de calor. Aunque la zona no drena mal, la pizarra húmeda puede convertirse en algo más peligroso de lo que ya lo es por si misma, por lo que también deberemos evitar la zona con lluvia.