El monte del Pardo está considerado como el bosque mediterráneo más importante de la Comunidad de Madrid, destacando por su magnífica conservación. Se extiende alrededor del curso medio del río Manzanares y se encuentra integrado en el Parque Regional de la Cuenca Alta del Manzanares. La mayor parte de su área se encuentra cercada y el acceso totalmente prohibido, pero existen 900 hectáreas en las que podemos disfrutar de sus sendas y caminos.

Rutas: el gran enjambre de senderos que existen en el Pardo nos permite realizar multitud de rutas, muy diferentes tanto en distancia como en dificultad. Podemos rodar por más de 40km sin repetir ninguna de las sendas. Tramos cortos de subida y bajada, principalmente por sendas reviradas, que la convierten en una zona “rompepiernas”. Disponemos de diferentes recorridos adaptados a diferentes niveles, tanto de iniciación como intermedios.

Tipo de terreno: caminos y senderos estrechos principalmente. El terreno es arenoso, sin demasiados problemas con el barro (excepto algunas zonas concretas) pero sí con los bancos de arena y el terreno demasiado deslizante en épocas secas. Spot válido para practicar XC e incluso algo de all-mountain y freeride.

Época del año: es una zona con poca altura y bastante arbolada, lo que permite disfrutar de ella todo el año, aunque en la época estival notaremos el calor en demasía. En primavera y verano se convierte en una zona ideal para realizar rutas nocturnas. La lluvia no provoca excesivas complicaciones, pero deberemos tener precaución cuando el terreno se encuentre demasiado seco.